Alexis

Alberto Nin Frías

Este ensayo tiene el mérito de haber sido el primero publicado en nuestro idioma que tuvo la valentía de defender abiertamente la homosexualidad, yendo más lejos de lo que ningún texto en español se había atrevido a ir hasta entonces. Pero a pesar de ello su autor, el uruguayo Alberto Nin Frías, ha estado durante décadas olvidado. Publicada en 1932 –constituyendo un gran éxito de ventas–, la obra defendía audazmente la revolucionaria tesis de que nacer homosexual era algo natural; unos hombres nacen naturalmente homosexuales como otros nacen naturalmente heterosexuales. A esto añade Nin Frías la parte central de su tesis, resumida en la afirmación de que este género de pasión amorosa –la homosexualidad–, a la vez heroica y romántica, se daba predominantemente en las minorías selectas. Esta obra valiente y pionera, desde su publicación hace 86 años nunca había vuelto a ser reeditada.  

El dios del jardín

Forrest Reid

Graham es un muchachito de quince años que ha vivido siempre  aislado del mundo. Su único compañero es un personaje imaginario con el que comparte sueños y aventuras. Cuando cumple 16 años ingresa en un internado y allí se encuentra con Harold, otro alumno del colegio, el cual, para su sorpresa, resulta ser la viva encarnación de su amigo imaginario. Graham se enamora profundamente de Harold, “hermoso como un ángel”, y para su dicha, descubre que el amor es correspondido. Pero el destino se interpondrá de forma trágica entre los muchachos, lo que cambiará para siempre la vida de Graham. El dios del jardín fue publicado valientemente en 1905, cuando aún estaba en su auge la represión  contra homosexuales que se propagó como consecuencia del juicio por sodomía contra Oscar Wilde. Nunca, hasta ahora, había sido traducida al castellano.  

               
   

Desnuda

Judith Teixeira

Este libro es el testimonio de una mujer valiente, poetisa de versos ardientes y sensuales, que asumió su lesbianismo en tiempos muy difíciles para la libertad. Debido a ello, en 1923 sus libros fueron quemados públicamente en las calles de Lisboa. Esta mujer audaz, creó, hace casi cien años, una obra de tensión erótica no normativa que la coloca, dentro de la literatura portuguesa, en un lugar solitario y original. Su valentía, su capacidad de transgredir, su ansia de volar libre, ajena a los convencionalismos, hacen de ella un caso perfecto de autoafirmación. Pero la misoginia y la moralidad de la época en que vivió terminaron por vencerla,  muriendo, sola y abandonada, en 1959. Recientemente redescubierta, hoy es objeto de numerosos estudios en su país. Por primera vez se presenta en nuestro idioma, en edición bilingüe, una antología de su poesía sáfica.  

 

   

Cartas de Venecia

Barón Corvo (Frederick Rolfe)

Este conjunto de cartas fueron escritas por el Barón Corvo al acaudalado Charles M. Fox en 1909 y 1910, en un intento de excitar su pasión, y de paso su generosidad. En ellas describe el submundo homosexual de la Venecia de la época y detalla todo un catálogo de jóvenes disponibles. Fueron escritas con el convencimiento de que serían quemadas tras su lectura, pero la segura excitación que provocaron en el receptor, evitaron la destrucción. Gracias a la convicción de que estas cartas no sobrevivirían, se convierten en un relato crudo, con pasajes de sexo explícito, sobre el turismo homosexual en una época en la que ricos caballeros del norte europeo buscaban consuelo en el sur, donde la relajada moral y la miseria, ponían a su disposición a empobrecidos muchachos de piel bronceada.

 

 

En Amistades Particulares publicamos tan pocos ejemplares de cada uno de nuestros libros, que algún día podrían ser objeto de bibliófilos o coleccionistas.

Nuestra vocación minoritaria nos hace huir de las redes sociales. No nos busques en ellas.

 

"individualismo solidario contra la sociedad de masas"

(Albert Camus)

Copyright © 2018 Amistades Particulares  

INICIO    QUIÉNES SOMOS    CATÁLOGO   AUTORES    GÉNEROS    TIENDA    CONTACTO